Acontecimientos increíbles

Ayer sábado 16, fui parte de algo increíble, impensable y completamente loco. Recuerdo que una de las canciones de la época cuando estaba en sexto grado decía: “…el gato volador…” (no voy a entrar en más detalles sobre la canción) pero si, algunos gatos vuelan, o mejor dicho, caen y sorpresivamente quedan vivos después del impacto. Aún así hay impactos de los que uno jura que nadie se salva. Mi gata Amelie, ayer experimentó la caída libre entre mi apartamento en el piso doce y el techo de la terraza del piso 1, en total 11 pisos con entrepisos de 3 metros, en definitiva ella sobrevivió luego de caer 33 m de altura. Cómo lo hizo no lo sé, pero aún más importante es cómo después de todo eso parece haber salido casi ilesa, con sólo un pequeño golpe en la nariz. Ciertamente creo que ya le quedan 8 vidas, ¡más vale que las cuide!

Esta es la segunda vez que salvo a mi negrita bella, la primera vez la traje a casa al encontrarla en la calle. Después de caras sorpresivas y el proceso para acostumbrarse a mi gatito y a mi gatito hawaiano (uno rompió un salero el otro una taza, respectivamente) ahora ella recurre a saltar desde las alturas. La curiosidad que tengo es por saber cómo y qué sintió en ese momento. Prrrurrnnn. 

This slideshow requires JavaScript.

M.

Advertisements
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: